Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus h�bitos de navegaci�n para mostrarle publicidad personalizada y realizar an�lisis de uso de nuestro sitio.
Si contin�a navegando consideramos que acepta su uso. OK M�s informaci�n | Y m�s

Kuala Lumpur

Una ciudad que vive alrededor de sus centros comerciales 

 

 

Capital de Malasia. Más de 8 millones de personas viven en el área metropolitana de KL y es duramente las mañanas de los días de trabajo donde se percibe claramente por las extensas caravanas que se forman en la ida al trabajo. Es conocida por las torres Patronas,  aunque   tiene lugares igual de interesantes; como Merdeka Square, y Chinatown. Y aunque tiene fama de ser un lugar donde comprar a precios económicos, mi opinión es muy diferente.

 

Kuala Lumpur va a la sombra de Singapur a quien desea desbancar y no solo, como mercado  donde comprar más barato,  está a la sombra porque se desea parecer tanto que tiene como el objetivo de contar con grandes rascacielos que dejen a Singapur y Hong Kong por debajo. Pero sus comienzos han sido de copiar la forma de expansión de estas dos grandes ciudades. Cuando llegamos a la ciudad por vía aérea se llega al bello aeropuerto que en una copia del de Singapur.  KL, tiene como objetivo ser el lugar ideal para la compra en Asia. Por encima de Singapur y de Hong Kong. 

 

De todos modos por mucho que tenga edificios de gran belleza, y sus precios pudieran ser inferiores a los de Singapur,  esta ciudad tiene algo que  por mucha imitación que efectúe jamas podrás desbancar a ninguna de las ciudades limítrofes. Kuala Lumpur tiene un problema muy grande en los servicios, en hoteles, restaurantes, bares, y sobre todo taxistas. 

 

Ya en los hoteles el único trato que ofrecen es dependiendo del dinero que creen llevas. Si vas como turista en grupo, la atención es total ya que suponen que llegas  a su país a dejar dinero. Si vas a tu aire solo eres alguien que merece para ellos desconfianza, a no ser que seas alguien famoso. El servicio es pésimo  en todos los conceptos, es tal la situación que si no dejas la tarjeta con un riesgo que ellos anticipan de 100 euros mínimo no dejan que entres   en sus restaurantes si no lo pagas en  el momento de efectuar la demanda. Extraen todo lo que tenga el mini bar y cualquier servicio que solicites  debe ser pagado por adelantado. 

 

Es verdad que se cree el ladrón que todos son de su condición.  Es un país donde solicitar cualquier servicio publico debemos ir con mucha precaución.  Algo tan  frecuente como puede ser  coger un taxi se ha de ir con  la máxima precaución, son unos verdaderos piratas, hacen honor a lo de piratas Malayos. Es tal el grado de robar al visitante que cuando se viaja en el taxi se ha de pedir que pongan el taxímetro y aun así, el taxista cada par de minutos aprieta el taxímetro y salta un dólar la tarifa. Si  e llamas la atención su indignación es tal, que para el taxi y en su idioma, comienza gritar llamando la atención de los transeúntes montando tal  escándalo que además de tirarte a todo el que pase por la calle paran el trafico etc., la policía hace caso al taxista te hacen pagar lo que el quiere en ese momento y te dejan tirado en medio de la carretera. Así que lo recomendable es decir que pare en ese momento pagar lo que marque el taxímetro y bajar. 

 

 

Cuando se llega al aeropuerto (algo que ya sabe el gobierno) se ha de contratar el  taxi en paradas oficiales  se saca un ticket y se paga el precio justo  hasta el hotel de alojamiento, algo perfecto, y que ya se viene ejerciendo en muchas de las más importantes capitales del mundo.  Y si no se ha contratado de esta manera el servicio, te pueden cobrar tres veces su valor cualquiera de los cientos que se te acercan. No se debe nunca  coger un taxi no oficial, ya que el peligro es muy alto, de robo, etc.

 

 

 Se ha procurar llevar dinero en moneda pequeña, o sea al efectuar el cambio a su divisa, pedir moneda ya que  cuando se tenga que viajar en un taxi  si te han de proporcionar cambio te dicen que no tienen, y te recomiendan que esperes un momento que van a cambiar, te piden que salgas del vehículo para que le acompañes. Al salir del coche, el entra de nuevo y se marcha con el dinero. Si denuncias a cualquier policía como me ocurrió a mi, además de que estaba justo donde paró  el taxis, el policía que   lo presencio todo, te dice que no entiende tu idioma y se marcha.

 

 

 

 

 

Revista Otros Destinos
Revista Otros Destinos
Revista Otros Destinos

 

Y como digo es una pena ya que la ciudad es hermosa, y presenciar las torres Petronas, sobre todo de noche, una autentica maravilla. Un edificio con una altura de 1.453 pies, siendo  de los edificios más altos del mundo, ha sido el símbolo  para el crecimiento  no solo de KL si no también de  Malasia durante las dos décadas pasadas. Debido a ello en la actualidad hay una profusión de rascacielos; algunos espejados y otros recubiertos con plateadas estrías de metal como indestructibles armaduras. Entre los edificios surcan las alturas a toda velocidad los trenes aéreos elevados sobre rieles a 20 metros del suelo. Las Torres Petronas se divisan desde toda la ciudad, junto a la torre de las telecomunicaciones. La extraña seducción que despiertan es innegable, pero resulta difícil juzgarlas desde el punto de vista estético. Términos terrenales como “bello” o “feo” carecen de significado ante la irrefutable contundencia de esta obra de concreto y acero. Las torres humillan a los mortales cuando éstos osan pararse a sus pies para mirarlas con el cuello exigido hasta el dolor. Pero esa pequeñez se invierte al subir al último piso y se observa la ciudad como a través de los ojos de un dios omnipotente que controla su reino cibernético.

 

Los viajeros que visitan el barrio chino en  KL por primera vez pueden creer que es, básicamente, un paraíso para los cazadores de gangas gracias a su mercado, la calle Petaling es la principal muy parecida a la calle de la Seda en Pekín, donde las imitaciones de prendas de vestir de grandes marcas, y las de los relojes que solo funcionan el día que lo has comprado y has pagado por ellos mínimo diez dólares. Si  pagar esa cantidad es un robo, a quien le sacan más, es solo tachar de estupido a quien lo ha pagado. Gafas de sol, bolsos etc como los que podemos encontrar en cualquier ciudad del mundo que venden los Top manta.  Esa son las grandes gangas de la KL.

 

En el barrio chino, además de las "gangas" podemos encontrar restaurantes, hoteles a precios muy económicos  donde suelen alojarse los mochileros que acceden a la ciudad. También encontraremos algún templo Budista donde quemar incienso como el Guan Di. 

 

 Otro de los lugares a visitar es su Little India, y como su nombre dice, nos encontraremos en una pequeña India, restaurantes y templos hindúes como el Sri Mahamariammam que es el más importante y que nos traslada a ese inmenso país,  en este pequeño rincón de la ciudad. 

 

Kuala Lumpur es una ciudad donde el 46% de sus habitantes  se consideran musulmanes, el 35% budistas, el 8,5 hindúes, y el 6% cristianos. Los musulmanes suelen verse más por el centro de la ciudad, ya que en los barrios chinos e indios no suelen entrar. 

 

Pero si hay un verdadero lugar donde disfrutar de la ciudad, este es, la zona comercial de Buki Bintang, es la zona más moderna y donde se concentra el mejor ocio de la misma, aquí además encontraremos las grandes marcas de ropa de vestir, relojes, ordenadores y smartphone, aunque los precios de baratos nada de nada, es una zona a visitar por ver sus centro comerciales  y hoteles de cinco estrellas buenos restaurantes  y discotecas vibrantes. 

 

En resumen una ciudad a visitar si queremos presenciar las torres Patronas y todo el complejo que las rodea, y como he indicado, mucho cuidado con taxistas, hoteles etc.

 

Revista Otros Destinos

Revista digital de  Viajes online gratuita con grandes reportajes fotográfico