Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus h�bitos de navegaci�n para mostrarle publicidad personalizada y realizar an�lisis de uso de nuestro sitio.
Si contin�a navegando consideramos que acepta su uso. OK M�s informaci�n | Y m�s

 

Las delicias gastronómicas del Languedoc-Rosellón en un viaje con Renfe Sncf, en el AVE,  visitando la ciudad de Nimes y Montpelier.

 

 

Esta parte del Sur de Francia, desde Cataluña se suele recorrer en coche o bien, en avión hasta Marsella o Montpelier desde Barcelona.

En la actualidad y gracias a Renfe Sncf, tenemos una gran alternativa economica ya que podemos llegar a cualquiera de estos destinos por unos precios que oscilan desde 30 a 50 Euros ida y vuelta  en el tren de Alta Velocidad (AVE). La comodidad que da llegar al mismo centro de la ciudad y el ahorro económico, sin preocuparse de coger taxis o bus para llegar al corazón de la ciudad, es la gran ventaja que ofrece Renfe SNCF. El tren aporta muchas ventajas. 

Es una gran oportunidad para conocer la belleza de esta región del sur de Francia, donde podemos descubrir poblaciones llenas de historia, o acercanos para fotografiar la belleza de los campos de lavanda, o recorrer la ruta de los Cataros.

La oferta es tan amplia y atractiva en todo  el Languedoc-Rosellón, que podemos disfrutar de la belleza de sus paisajes, por poblaciones donde su cultura, historia y sobre todo su gastronómia. donde  podemos saborear la branbada de bacalao de Nimes; el cordero  de Lozère, los tripoux y el espectacular Alisto en Montpelier; una especie de puré compuesto de patata, queso, ajo, mantequilla, crema fresca  sal y pimienta, y si su sabor es extraordinario la  manera  en que lo sirven te asombrara.

Y como no, los quesos, Francia es un país que cuenta con entre 350 y 400 variedades,  y tanto en la ciudad de Nimes como en Montpelier podemos encontrar muchos y variados.

Y no debemos preocuparnos si es festivo cuando lleguemos, los establecimientos de pastelería, panadería y incluso su mercado suelen estar abierto los días festivos, en el mercado podemos encontrar además una gran variación de comidas preparadas. 

Montpelier sobresale por la calidad de una especilaidad de s aceite de oliva, de sus vinos, que  se complementan con una reposteria donde el chocolate tiene un lugar preferente.  Y una especialidad que para mi ha sido un descubrimiento el "Macarons" compuesto de azúcar glass, almendra y clara de huevos, una delicia que se puede encontrar en las confiterías de esta bella ciudad.

Nimes, sobresale por sus ruinas romanas, desde el circo romano, uno de los mejor conservados del mundo, fue construido a finales del siglo I después de Cristo.

La maison Carrée, que es como se le conoce al templo dedicado a Caius y Lucius Cesar niestos del emperador Augusto, su estado de conservación es extraordinario.

Los jardines de la fuente, unos jardines que se construyeron en el siglo XVIII, alrededor del llamado templo de Diana y que ultimamente se cree que más que un templo era la biblioteca de la ciudad. Esta ruinas se crearon en torno a la fuente que data del siglo I A.C.

La torre Magna, la verdadera vigia de la ciudad, actualmente solo quedan las ruinas de la que fue la torre más alta y desde donde se puede presenciar na vista extraordinaria de todo su entorno.

Recorrer la Provenza desde Narbona hasta Marsella, pasando por  Nimes, Montpelier, Béziers, Carcasona, Aviñon, Aix-en-Provence.

Podeis leer un extenso reportaje en la revista n.39  Sur de Francia - Montpelier - Nimes - Arlés

Revista Otros Destinos

Revista digital de  Viajes online gratuita con grandes reportajes fotográficos