Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus h�bitos de navegaci�n para mostrarle publicidad personalizada y realizar an�lisis de uso de nuestro sitio.
Si contin�a navegando consideramos que acepta su uso. OK M�s informaci�n | Y m�s

Palmira

 

Cuando todo esto acabe, (ojalá y sea pronto) tenemos  la Intención de emitir el reportaje para dar conocer, al mundo lo que fue y lo que han dejado la secuelas de la guerra.  Lo  que en verdad  nos gustaría es poder visitar el país una vez concluida la guerra para comparar, que ha quedado, y que fue, pero si esta sangrienta guerra cae del lado de los asesinos del Estado Islámico,  no creemos que los extranjeros seamos bienvenidos. 

 

 Palmira es una de las ciudades mas antiguas del mundo, con más de 5.000 años de antigüedad y su época mas gloriosa la vivió cuando era ciudad de paso de las caravanas de la Ruta de la Seda. En esta etapa alcanzó su mayor  gloria.   En el siglo III, d.C, cuando era una colonia romana gobernada   por la reina Zenobia.  Actualmente las  ruinas son patrimonio de la humanidad desde 1980.

 

La ciudad de Palmira está ligada en la fama a la reina Zenobia; ella  fue reina al casarse con el príncipe Odenato de Palmira, rey sumiso  del Imperio Romano. La ciudad tenia una importancia estratégica para el imperio romano, por su situación geográfica, parada obligada de las caravanas en la ruta de la seda, militarmente era un lugar que servia de barrera entre las dos grandes potencias de la época Roma y Persia. 

 

Odenato  llegó a ser un gran aliado y Roma por su gesta frente a las tropas Persas al liberar a Valeriano,  le concedió el titulo de "Dux Romanorum” (líder militar romano).  Pero un sobrino que no le tenia en gran estima le asesino a él y a su hijo Séptimo Herodes,  pasando el reinado a su mujer Zenobia.  La historia no deja claro que fue el motivo que le impulsó a asesinar tanto al rey como a su hijo, y hay referencias incluso que se cree fue Zenobia, dado que el hijo Séptimo, no era fruto de ella si no de otra esposa anterior. Por lo que si se continuaba con esa linea de sucesión, los hijos de ella quedaban fuera del mismo.  

 

  

Zenobia se convirtió en una reina amada y respetada por su pueblo, dotada de una gran cultura, fortificó y embelleció la ciudad de Palmira con una avenida custodiada por grandes columnas corintias de más de 15 metros de altura. Una brillante idea que al ver los nobles de la ciudad las estatuas de héroes y sus  benefactores eran alabadas por el pueblo, quisieron tener la suya y parece ser que llegó a tener doscientas estatuas en las  columnas y en las paredes del ágora.

 

  La ciudad prosperó, mucho  gracias a los  comerciantes que llegaban de la ruta de la seda,  muchos se establecieron  llegando a tener una población superior a  los 150.000 habitantes, templos, monumentos, jardines y edificios públicos, fueron construidos, entre ellos destacaba el Templo del Sol. Las murallas que rodeaban la ciudad, según se decía, tenían 21 kilómetros de circunferencia era una  ciudad  famosa en el mundo conocido gracias a que los comerciantes contaban sus excelencias.

 

 Zenobia fue alcanzando poder, gracias a la riqueza que le proporcionaba el asentamiento de los ricos comerciantes,  tanto que le llevó a sublevarse de Roma y forma su propio reino,  ya tenia formado un gran ejercito  y su intención era dominar  el Imperio Sansánida y el  Romano. 

 

  Roma la dejó hacer ya que tenia otros problemas más importantes  en esos momentos. Zenobia creó un Imperio que abarcaba todo  Asia Menor.  Llegó a dominar Egipto.  Se proclamó reina de Egipto y acuñó  monedas con su nombre. En ese momento su reino se extendía desde el Nilo hasta el Éufrates.

 

 todo duró hasta que  el emperador Aureliano quien tras estabilizar la frontera del Danubio,  decidió poner fin a tales aventura de  Zenobia,  mandó algunas de sus fuerzas hacia Egipto y el grueso de su ejército hacia el Este a través de Asia Menor. Zenobia contaba con un gran ejército, formado por sus arqueros y catafractos comandado por dos generales, Zabdas y Zabbai. Pero Aureliano conquistó Egipto y lanzó sus fuerzas hacia Siria.

 

 

 

 

 

Unos meses antes de declararse la guerra en Siria por la tropas rebeldes o de liberación, que más tarde está siendo dominada por el Estado Islamico, esta revista efectuó, un reportaje por Siria, que no se ha publicado, ya que la realidad actualmente es muy distinta a las de la fecha en que visitamos el país.  

 

 

 Después de derrotar el ejercito de Zenobia y conquistar Egipto, la ciudad recibió el perdón. Dejando a una guarnición romana para evitar nuevas tentaciones, un hecho que no tardó en llegar ya que unos meses después  la guarnición fue asesinada y la ciudad saqueada. Ante este hecho Aureliano acabó para siempre con Palmira como potencia,  no destruyó la ciudad por completo, dejando que pudiera continuar con su existencia como modesto centro comercial. Actualmente, de la ciudad que un día rivalizó con las más imponentes del Imperio Romano, solo quedan ruinas de su glorioso pasado. son la única referencia que quedó de una de las ciudades mas importantes de la época, y esperemos que resista a esta sangrienta guerra. 

 

Estas Imágenes fueron tomadas en el amanecer, en solitario, junto a las ruinas mi cámara y yo, como únicos testigos de unas Imágenes que quedarán para siempre ya que en la actualidad  muchas de estas ruinas han  sido destruidas por el llamado Estado Islamico, un ejercito de fanáticos asesinos que además de subyugar, anular y matar a seres humanos porque no están de acuerdo a sus ideas y creencias  religiosas, quieren aniquilar todo vestigio de cualquier cultura que no represente al Islám. 

 

En Afganistán, los entonces conocidos como los talibanes,  destruyeron unas imágenes de Buda del siglo VI que eran Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, al Igual que estas ruinas de Palmira. Una de las estatuas que destruyeron en Afganistan era de un  Buda conocida como Salsal Buda, una majestuosa escultura que  tenia una  altura de 53 metros y estaba esculpida en la roca,  estaba considerada como de las más altas del mundo.  

 

Ellos justificaron esta y aquella destrucción como que no son ídolos del Corán.  Que sepan que todo aquel que anula o olvida su historia esta obligado a vivirla de nuevo. 

 

Revista Otros Destinos

Revista digital de  Viajes online gratuita con grandes reportajes fotográficos